5 jul. 2014

La guerra en Ucrania, las masacres de civiles y las mentiras de EL PAÍS

Fue hace ya meses, cuando el Maidán triunfaba en Ucrania, que algunos, a los que se tachaba de "exagerados" y de "lacayos a sueldo de Moscú", avisábamos de la bestia que estaba naciendo en el corazón de Ucrania. Fue incluso antes de que la protesta del Euromaidán lograse hacerse con el poder. En aquel momento, se nos tachaba de exagerados, y cuan triste resulta saber que, incluso, nos quedamos cortos en nuestras apreciaciones.

Aquellos que se escandalizaban, que gritaban, que ladraban, ante la supuesta represión del "Régimen de Yanukovich" (siempre que un Estado no interese, se le llamará así), del que posteriormente se descubrió que había sido obra de francotiradores pagados por la oposición, han enmudecido. Se ha hecho un llamativo SILENCIO. Ya nada se sabe de lo que pasa en Ucrania. Y cuando en los grandes medios de masas, se produce una noticia, la cantidad de manipulación y prostitución del lenguaje es tan repugnante, que incluso los lectores menos avispados, se llegan a dar cuenta de que les están engañando.

Lo que en enero era "una sangrienta represión contra los pacíficos manifestantes": es decir, manifestantes armados que se enfrentaban a la Policía y algunos resultaban heridos, ahora son "choques entre prorrusos y proeuropeos que dejan algunos muertos". La diferencia es que esos "choques" son, en muchas ocasiones, el lanzamiento de bombas, por parte del Ejército o los paramilitares de Sector Derecho, contra niños, mujeres y todo lo que hay a su paso. Es mucho más cruel. Porque los niños no "chocan", no tienen un rifle ni una piedra para defenderse. Y no "mueren". Es, abiertamente, un asesinato.

Las noticias que llegan de la masacre y la carnicería que sucede en el Este de Ucrania son espeluznantes. Me refiero a todas aquellas que llegan sin manipular. 

Si algún medio se está destacando por esa manipulación es EL PAÍS. Recordemos que EL PAÍS es, ese diario casi quebrado, propiedad de Liberty Found Acquisition, ligado a la derecha estadounidense más recalcitrante. Ese diario que reconocía un pacto con el Banco Mundial (muy interesado en Ucrania) para manipular la información.


En ello está destacando, especialmente, su corresponsal estrella. Pilar Bonet. Bonet, siempre al "pie de la noticia" (en el Maidán, en Sebastopol; en la secesión de Crimea, desde Kiev, en la guerra, desde Moscú) muestra claramente para quién trabaja. Solo alguien con un nivel humano tan rastrero y miserable puede hablar de los miles de refugiados, aterrorizados por el horror de las bombas de Kiev y sus amigos del Maidan con el nombre de FUGITIVOS. Fugitivo es, según la RAE, quien huye o se esconde. El término correcto es REFUGIADO. Cualquier lector del diario entenderá que un "fugitivo" es quien suele esconderse de la justicia y un "refugiado" quien huye de un conflicto bélico.



No es que Pilar Bonet ni Jerónimo Andreu sean unos analfabetos, no. El problema suyo es que son unos miserables, capaz de reírse mientras enblanquecen a los asesinos y escupen en las víctimas. Y es algo reiterado. En el incendio de la Casa de los Sindicatos, donde fueron masacradas decenas de personas de una forma espeluznante, ni la BBC ni la CNN llegaron al bochorno de la noticia en EL PAÍS, al llamar "CHOQUES", "MUERTOS", "INCENDIO" y sin citar siquiera a los autores, como si el incendio se hubiese producido por combustión espontánea.
A la IZQUIERDA, noticia en EL PAÍS. A la derecha, PÚBLICO (noticia que copia a la de EFE
De todas formas, no es algo que nos pille de improviso a muchos. Recordemos que tirar piedras y cócteles molotov es "CERCAR" si se hace contra un régimen molesto y es "KALE BORROKA" si se hace al FMI tirando las papeleras al suelo.



Dejando de lado la nauseabunda manipulación informativa, unida al silencio cómplice ante las masacres, toca informar un poco de lo que esta pasando en el este de Ucrania. Porque es una guerra civil abierta, entre los partidarios del Gobierno de Kiev, donde se engloban liberales, derechistas, la extrema derecha y los pro-nazis de Sector Derecho. Estos últimos, Svoboda y Sector Derecho, son, de facto, los dueños y señores de la calle de una forma más clara (esos a los que EL PAÍS llamaba "reformistas" y "nostálgicos utópicos" porque añoran los tiempos de la Ucrania ocupada por los nazis).

Esa gente, rabiosamente ultraderechista y nada escandalizada del pasado nazi que reivindican (según EL PAÍS, reformismo utópico), son quienes están convirtiéndose en milicias, en tropas regulares del Ejército Ucraniano e incluso quien ejerce la labor de Policía en las calles de muchas regiones ucranianas controladas por el Gobierno de Kiev.

En el otro sector se sitúan quienes se oponen al Golpe de Estado de febrero, sectores antifascistas, el Partido Comunista, autonomistas de las regiones del Sur y el Este y los nacionalistas rusos partidarios de la unión con Rusia. Este sector, que es el que sustenta a la zona rebelde a Kiev de Novorusia, tiene el apoyo de gran parte de la población civil, acelerado tras las incursiones que realiza el Ejército ucraniano y los bombardeos que está realizando, con total silencio de la Comunidad Internacional, contra la población civil.

Los mismos que en enero hablaban de represión porque la Policía respondía a manifestantes armados hasta los dientes, no ven represión en el bombardeo a ciudades y viviendas de civiles, donde los muertos comienzan a sumar a una velocidad infernal. Incluso, en el mismo Kiev, se ejerce la violencia policial de forma descarada contra manifestantes contrarios a las medidas del FMI que, sorpresa, no encuentran eco en los medios internacionales, a pesar de ser totalmente pacíficas.

Incluso se están creando brigadas voluntarias y cajas de resistencia de ayuda a Donbass, similares a lo que en el pasado fueron las "Brigadas internacionales" para luchar contra el fascismo (el Gobierno ucraniano no lo es pero en las calles de Ucrania, dominan, de forma clara, grupos ultraderechistas como Sector Derecho). Tienen incluso un perfil en español en Facebook.

Se ha bombardeado a refugiados que trataban de escapar de la zona de Donbass.






Se ha bombardeado de forma sistemática desde hace semanas a la población civil, con el silencio cómplice de los medios.





Todas estas noticias son totalmente ajenas a la prensa occidental, silenciadas, cuando no manipuladas de forma descarada, de tal forma que, para estar informado de una forma medianamente objetiva, debes acudir a fuentes extraoccidentales (medios como TELESUR o Russian Today) junto a cuentas de Twitter y Facebook que rompen este bloqueo informativo. Obviamente dan la visión de la otra parte, pero permiten contrastar y, sobre todo, llegar a conocer noticias que son ocultadas de forma sistemática por los mass media occidentales (por supuesto, españoles, incluso las cadenas más "progres")

Es así como podemos tener conocimiento que los "CHOQUES" en el este de Ucrania resultan ser bombardeos sistemáticos contra civiles, con gran cantidad de muertos. Con escenas realmente espeluznantes que nos recuerdan a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.





O imágenes de los brutales bombardeos de Kiev sobre la población civil, a la que los medios partidarios de Kiev llaman TERRORISTAS. E incluso defensores de Kiev que operan en España y se permiten asistir a manifestaciones con la misma gente a la que matan en el Este de Ucrania. Luego comentaré este caso.

Edificio tras bombardeo del Ejército Ucraniano.

Vídeo de los destrozos tras bombardeo del Ejército de Kiev y sus paramilitares leales.



Otro vídeo en ruso.





Hay gran cantidad de información en redes sociales y medios alternativos, desde el uso de artillería contra población civil, niños incluídos, e incluso la denuncia de algunos testigos, del uso indiscriminado de armamento prohibido por los Tratados Internacionales.

Incluso en el Parlamento Ucraniano, una diputada le espetó al presidente que "El Ejército estaba matando a niños"


E incluso, una filtración de un documento secreto creado por la multinacional de armamento ESTADOUNIDENSE RAND, que está haciendo el agosto con la guerra ucraniana, habla de la voluntad del Gobierno de Kiev y las tropas paramilitares fascistas de "arrasar" todo el Este de Ucrania y hacer negocio de la posterior reconstrucción y masacre.





Estos y otros datos, con un poco de contraste de información, se pueden encontrar. Hacerlo en muchas ocasiones obedece a la concienciación social o a tener algún conocido o a cierta molestia e incluso al sentimiento de "que algo no cuadra" de lo que se cuenta en la televisión. Pero, desgraciadamente, la realidad es que muchos siguen creyendo que quienes combaten en Donbass son PRORRUSOS, nombre que ayuda a identificarles negativamente. Como si fuesen un cuerpo invasor, atacante. Cuando muchos ni siquiera tienen nada que ver con Rusia. De la misma forma que los griegos de Crimea no eran PRORRUSOS, ni la minoría húngara que está siendo hostigada en el Oeste no es PRORRUSA. Como los brigadistas que lucharon en la Guerra Civil no eran PROFRANCESES ni PROSOVIÉTICOS, ni nadie llamaba a los nazis y fascistas PROALEMANES.  Es el colmo de la manipulación.

Mención aparte merece la cuenta de TWITTER @conucrania. Cuenta llevada por personas que estudian en universidades de Madrid, defendiendo a los fascistas de Sector Derecho o poniendo vídeos de apoyo a este partido. Además de motivar que un español, @spainbuca, que informaba desde Ucrania, fuese amenazado, él y su familia, y tuviese que volver a España para no poner en peligro su vida y la de sus hijos, a raíz de este artículo.





La portavoz es esta chica, que no duda en mostrar propaganda banderista (de Bandera, el ucraniano que colaboró con los nazis y cuyo retrato llevan orgullosos los miembros de Svoboda)





La SER dio la palabra en su emisora a esta tipeja que no duda en defender abiertamente las masacres que está cometiendo el Ejército en el este de Ucrania y en forzar las amenazas de muerte que llevaron a @spainbuca a abandonar Ucrania.

Si teníamos poco con los medios de comunicación españoles, además hay que sumar la propaganda de guerra que realizan esta gente, e incluso forzando amenazas de grupos ultraderechistas, sin que ellas hayan recibido la misma respuesta ante su nauseabunda actitud de humillación a quienes son masacrados en Donbass.






Muchos antifascistas están mostrando su solidaridad. Incluso yendo a ayudar in situ o mediante cajas de resistencia y manifestaciones en diferentes ciudades del mundo. Porque en Ucrania se está produciendo una masacre. Una masacre de la que son responsables el Gobierno de Kiev nacido del Maidan y los grupos de derecha y especialmente fascistas (Svoboda) y neonazis (Sector Derecho) que le dan soporte. Pero también son responsables EEUU y los países de la UE que, como España, apoyan a ese execrable Gobierno. Un Gobierno y un país donde el fascismo más aterrador resurge, donde incluso se adoctrina a niños, se ha perseguido a judíos y quemado sedes del Partido Comunista. Y donde muchos pretenden mirar hacia otro lado, hasta que sea demasiado tarde.

PD: Recomendable leer: Ucrania, la manipulación de la prensa y la guerra de la propaganda.