28 sept. 2010

HUELGA GENERAL

El 29 de septiembre...


YO VOY a la

HUELGA GENERAL



SOBRAN LOS MOTIVOS.

El otro día trate de ser didáctico y explicar el por qué de esta huelga. Hoy simplemente seré esquemático.

Simplemente que quienes aún estan dudosos que piensen:

- Que el día de la huelga pueden perder unos 50-60 euros (cobrando 1500).

- Con la reforma y pensionazo que quieren meter perderán 2100 euros solo el primer año.

- Si trabajas por cuenta ajena en la empresa privada puedes perder perfectamente 650 euros por cada año trabajado.

- Si eres interino puedes perderlo todo y acabar en la calle. 0 euros.

- Si no estas de acuerdo con los sindicatos puedes también hacer huelga y mostrar tu desacuerdo. Pero si NO haces huelga el Gobierno usara tu derecho al trabajo para decir "TU APOYAS LA REBAJA DE LAS PENSIONES, LA REFORMA, LA BAJADA DE SUELDO".

- Todo el mundo tiene derecho al trabajo y derecho a la huelga. Pero uno se protege y otro no, miles de empleados estan siendo coaccionados por sus jefes para no sumarse a la huelga. ¿Donde esta la justicia aqui?

Tambien hay que tener en cuenta que el PP no apoya la huelga porque en el fondo esta a favor, como el PSOE, de las medidas tomadas.

Quien trabaja un dia de huelga no solo disfruta de su derecho sino que perjudica a quien ejerce su derecho de huelga, reventando la protesta. Se convierte en complice, en alguien que indirectamente apoya todas las canalladas que se están cometiendo: subida de IVA, luz, bajadas de sueldos, recorte de pensiones, recorte de derechos, abaratamiento del despido, etc.

A pesar de los defectos que puedan tener CCOO, UGT o quien sea.... solo quiero concluir con algo. Quizá muy taxativo, alguno me dirá radical. Pero en el día de mañana sólo hay dos formas de estar. A favor o en contra. Y estar en contra de la huelga es estar a favor de las medidas tomadas. Es estar a favor del recorte de sueldos, de la bajada de pensiones y del recorte de derechos de los trabajadores, de la entrada de las ETT en la Administración. Mientras que apoyarla no implica apoyar a UGT y CCOO, pues apoyan la huelga más sindicatos, USO, CGT, asociaciones de vecinos, la AUGC, el SUP, colectivos diversos, etc.

Y tu, ¿en que lado estás? YO LO TENGO CLARO.

¡VIVA LA HUELGA GENERAL!

15 sept. 2010

UNA REFLEXION SOBRE LA HUELGA GENERAL


Quedan escasamente 15 días para que se produzca la primera huelga general al Gobierno de Zapatero. En medios afines al Gobierno y medios afines a la oposición –ambos están a favor de las medidas de ajuste, no se engañen- se habla de la huelga como un rotundo fracaso.

Está claro que hay que hacer un reproche enorme a estos sindicatos convocantes. En primer lugar porque el modelo sindical español surgido en 1984 favorece unos sindicatos pesebreros más preocupados de estar a buenas con el Estado que puntualmente les subvenciona que con sus afiliados y a quienes representan, a los trabajadores. Este modelo, creado por el PSOE en 1984 convierte a los sindicatos en una especie de sindicatos verticales que, gobierne quien gobierne, deben llevarse bien con el poder para evitar represalias.

Pero no debemos perder el norte. El hecho de que muchos estemos quemados con los sindicatos y su silencio complice en 2008 y 2009 cuando el paro aumentaba en cientos de miles de trabajadores no debe impedirnos ver que estamos ante las puertas de la mayor perdida de derechos por parte de los trabajadores públicos y privados desde el franquismo. Es más, quizá alguien se sorprenda de esto, pero lo que un régimen dictatorial no fue capaz de suprimir, lo ha hecho el Gobierno del PSOE, votado democráticamente.

Nadie se había atrevido a bajar el sueldo a los funcionarios, a congelar pensiones o a semiprivatizar la Administración General del Estado o a convertir el despido libre en una realidad.

En estos meses, ha habido un verdadero apagón informativo respecto a las medidas de esta Reforma Laboral. Los puntos más indignantes y que más perjudicarán a nosotros y sobre todo a nuestros hijos son los siguientes. Tratare de ser muy didáctico, pues lo que busco es que usted que lee sepa a lo que nos atenemos:

1.- A partir de ahora, se podrán hacer tantos contratos en prácticas a los jóvenes como titulaciones se tengan. Un licenciado con un master en Hardward podrá tener 2 contratos en prácticas cobrando el 75% del sueldo.

2.- Se favorece la rotación de trabajadores en la empresa (mayor posibilidad de despido) y se permite usar indiscriminadamente el contrato por obra y servicio, lo que implica que un trabajador pueda estar 10 años en una empresa sin un contrato fijo.

3.- Los empresarios podrán de forma unilateral incumplir el convenio colectivo: esto implica posibilidad de reducir el salario, posibilidad de aumentar la jornada en horas, posibilidad de pasar de jornada continua a jornada partida, posibilidad de añadir sábados y domingos como días laborables sin cobrar festividad.

4.- Se amplía el despido procedente, que ahora se llama despido objetivo. Puede producirse porque la empresa entre en perdidas o porque el empresario quiera realizar mejoras de capital en la empresa. Por ejemplo si Carrefour necesita ampliar capital para comprar otros almacenes, puede decretar despido objetivo de 20 trabajadores sin necesidad de realizar un ERE. Y el despido es con una indemnización de 20 dias por año.

5.- Quizá lo más sangrante. Las ETT’s podrán entrar a la Administración. Esto significa que las bolsas de trabajo de interinos pueden suprimirse de manera unilateral y dar paso a gente contratada por ETT para ejercer funciones como administrativo, maestro, policía local, medico, enfermero/a, etc. Lo que convertirá la administración en un coladero de gente que entra sin los principios de mérito y capacidad de una oposición pública, y con un sueldo inferior que posibilitará y justificará, si la situación lo requiere, nuevas bajadas retributivas para “garantizar la igualdad con esos interinos privados de ETT”.

Todo ello, sin contar con los despropósitos más flagrantes como la reducción de sueldo, la congelación de pensiones (algo a lo que ni Franco se atrevió) y la subida de la edad de jubilación a los 67 años. ¿De verdad alguien piensa que un obrero, un minero, un policía, un profesor o una dependienta podrán estar hasta los 67 años trabajando? A mi personalmente me parece un despropósito.

No soy sindicalista ni pertenezco a un sindicato. Estuve afiliado a UGT y me di de baja porque consideré que pagar la cuota era una pérdida de dinero. Tengo muchos motivos para criticar a UGT y CCOO, principalmente su silencio ante la crisis y su visto bueno al Gobierno durante 2008 y 2009. Pero tengo claro que la huelga no la hago por ellos ni para ellos. La hago por la gente que ahora mismo estamos en edad laboral y por las generaciones futuras. No quiero que mis descendientes vivan peor que nosotros, ni que nosotros tengamos que vivir peor que nuestros padres. La hago porque en 2008 yo no podía convocar una huelga por mi mismo, sino hubiera sido el primero en secundarla.


Y sobre todo, porque a pesar de los sindicatos, el enemigo es otro. El enemigo ahora es este Gobierno y posteriormente el que venga. Porque no me siento representado por el PSOE, a pesar de haber cometido el error de confiar en ellos en 2008. Porque quiero que este Gobierno sepa que tiene enfrente al pueblo y a los trabajadores. Y que el próximo, sea el que sea, lo aprenda también. Si ahora esta huelga deriva en un fracaso, no perderá UGT ni CCOO. Ellos seguramente seguirán recibiendo las subvenciones. Quien ganará será el Gobierno, que estará legitimado para apretarnos las tuercas. Legitimado para que el Gobierno y la banca sigan diciendo de donde hay que recortar, cuando a la banca se le dieron 100.000 millones de euros a fondo perdido. Ganará y se sentirá fuerte para seguir recortando de donde no debe, en lugar de recortar en cosas más indignas y sangrantes.

Pero sobre todo, quienes perderemos, seremos los ciudadanos de a pie. Quienes perderemos seremos los trabajadores, los funcionarios, los estudiantes y los jóvenes que verán como tendrán enfrente un mundo sin oportunidades laborales.

Yo tengo decidido parar, a pesar de mi opinión sobre UGT y CCOO. A ellos no puedo votarles, si acaso en las elecciones sindicales de mi empresa, en este caso, la Administración. Al Gobierno podre votarle –concretamente BOTARLE- pero tendré que esperar 2 años.

Hay gente que dice que debería haber sido hace dos años. Cierto. Pero si ahora es posible, ¿Por qué seguir esperando? ¿A qué?¿A qué privaticen las pensiones?¿A qué despidan funcionarios?¿A qué privaticen la Educación y la sanidad?¿A que nos equiparemos salarialmente con Marruecos o Argelia mientras nos equiparamos en impuestos con Suecia, teniendo servicios tercermundistas pero eso si, políticos del PP, del PSOE o del sumsum corda con sueldos alemanes?¿Qué sentido tiene esperar más?

Yo pararé. Porque no quiero que mis hijos, el día de mañana, me tengan que preguntar… ¿tu que hiciste para mejorar nuestro futuro? Y me quede mudo, atarantado, anonadado, sin poder responder.

Con estas líneas no te pido que me sigas, ni siquiera que estés de acuerdo conmigo. Te pido que las leas y que actúes de acuerdo a tu conciencia. Gracias por hacerlo.

1 sept. 2010

Abrazos para las policías de Melilla y los activistas, bofetones para el Gobierno y el PSOE


Llevamos un verano cargado de acontecimientos que salen de lo habitual de los últimos meses, como habia sido la Economía, fundamentalmente en política exterior. Y lo único que queda claro, no sé si coincidirán conmigo, es que si la política económica de este Gobierno mal llamado "Socialista" ha sido, a todas luces, mala, la política exterior es claramente NEFASTA.

Lo de este verano ha sido bofetón tras bofetón a la credibilidad de la política exterior de un país democrático miembro de la UE como España.

El primer caso, si acaso el más flagrante, lo tenemos en Melilla. Azuzados por el régimen marroquí, unos radicales partidarios de la anexión de ésta a la dictadura alauí, colgaron unos carteles denigrantes contra las mujeres que ejercen como Policias Nacionales en Melilla. Un cartel que las retrataba como basura, con dos manos manchadas en sangre. Un cartel que pisotea no sólo la dignidad de estas trabajadoras públicas día a día en defensa del orden y la legalidad de un Estado Democrático, sino que pisotea nuestra dignidad como demócratas y como españoles, denigrando a un cuerpo policial que nada tiene que envidiar al resto de países europeos.

Un Cuerpo Nacional de Policía formado por hombres y mujeres que defienden la seguridad, que atienden al ciudadano, que atajan el pillaje, detienen al culpable y reciben un salario infimo en comparación con su función y con su quehacer diario. Una Policía de un Estado democrático, objetiva y garantista con los derechos ciudadanos, responsable y profesional.

A estas mujeres policía querían dar lecciones los miembros de un país donde su policía practica la corrupción sin escrúpulos, donde ver a un Policía Marroquí es sinónimo de "tener que darle propina para poder estar tranquilo". Donde las palizas, los abusos, el incumplimiento de los Derechos Humanos y de los procedimientos más fundamentales son el "pan nuestro de cada día". Como pudieron comprobar in situ una decena de activistas en favor de la liberación del Sahara de nacionalidad española, para muestra un botón: la imagen de este artículo. Lo nunca visto, el tirano y el sátrapa quejándose del trato de la Policía de un Estado Democrático y dando lecciones. Como dice el refrán castellano "le dijo la sarten al cazo, apártate que me tignas".

Dos colectivos, nuestras agentes y los compatriotas activistas, que tienen poco que ver entre ellos -seguramente en una manifestación en España unos estarían defendiendo su postura y otras en frente haciendo su trabajo y velando por el orden de dicha manifestación- pero que gracias a la política de circo de este "Gobierno" tienen algo en común: haber sido despreciados y pisoteados por el Gobierno de su país, defendiendo las reclamaciones del sátrapa moro.

Llega a provocar verdadera vergüenza ver como tu Gobierno, el Gobierno español, desprecia a ambos yendo a Marruecos casi en tono disculpatorio ante su Alteza el rey-dictador marroquí. Llega a provocar verdadero asco ver a la señora Valenciano, del PSOE, echando la bronca a los activistas por haberse manifestado. Sólo le bastó decir "os merecéis los golpes que os han dado".

Siempre que sea posible, un Gobierno, en política exterior, debe buscar la solución más diplomática, la salida más negociada. Pero cuando se trata de una campaña orquestada, cuando se trata de un insulto, ya no sólo a esas dignas policías del CNP en Melilla, sino al mismo respeto de España como país intentando reclamar unas ciudades que son y serán -y deben seguir siendo- españolas; cuando se trata de una "chulería" y más de un régimen semidictatorial, el Gobierno está para pegar un puñetazo sobre la mesa y rechazar abiertamente determinadas muestras de insulto hacia el país, máxime si se ataca a funcionarios que son la representación del país.

En lugar de eso, el Gobierno retira a esas trabajadoras policías que ofenden a las costumbres de algunos moros intolerantes y abronca a los activistas, dando la razón a Marruecos y aceptando sus explicaciones.

El problema de esto no sería tal si no fuera porque la política exterior y sobre todo, la mala política exterior de este Gobierno mal llamado socialista, tiene consecuencias a medio y largo plazo para todos nosotros. La prueba está en los secuestros del Alakrana y de los cooperantes españoles. El Gobierno pagó un rescate a Al Qaeda por su liberación, cosa que no ha hecho ningún país occidental, logrando ya las reprimendas del mismo Presidente francés. ¿Que pasará en el próximo secuestro?¿A que ciudadanos europeos preferirá secuestrar Al Qaeda?¿Que sentiremos los españoles cuando se produzca un atentado de estos y recordemos el pago del rescate?

Y es que el diálogo es bueno, hasta un cierto límite. El diálogo no puede convertirse en cesión continua, el diálogo no puede ser claudicar ante tus intereses como país, el diálogo no puede suponer ser el hazmerreir ante Europa y el mundo. Porque un país, en la esfera internacional, se gana o pierde el respeto con sus actos. Y el respeto no siempre se gana dialogando y siendo tolerante, sino haciendo valer tu postura con firmeza y determinación. Y eso no es de izquierdas ni de derechas, es de sentido común, del cual parece ser carece el Gobierno a la vista de los actos.

Me viene a la mente que hoy se cumplen 71 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, anteriormente, Chamberlain, primer ministro inglés, había defendido una política de diálogo y entendimiento con Hitler similar a la del Gobierno de Zapatero en la esfera internacional. Inglaterra fue cediendo, cediendo, hasta que no pudo ceder más... porque cuando uno cede y permite una vez, permite todas. En una de las sesiones del Parlamento inglés, ante la defensa de Chamberlain de su política, que este entendía como una manera de lograr la paz, Sir Winston Churchill le recriminó con una frase y demostró finalmente tener razón.

Winston dijo: "Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra. Elegisteis el deshonor, y ahora, tendréis también la Guerra". Bien podría servir la frase para el Gobierno Zapatero

Para concluir, el sindicato SUP, ante los carteles difamatorios contra las policías españolas, elaboro un contracartel en el que pedía a los melillenses abrazos para las Policias. Desde aquí, mis abrazos a esas dignas trabajadoras y a esos dignos activistas españoles. Y mi bofetada dialéctica para este Gobierno y para mi antiguo partido, el PSOE, del que cada vez, entiendo menos cosas y formas de proceder.