26 oct. 2008

¿Salvar una empresa en bancarrota?

El 12 de octubre de 1918, en una sala del Reichtag, los diputados del Partido Socialdemócrata Alemán, debatían acaloradamente. Alemania se había democratizado por "decreto" (realmente por una fria y calculadora maniobra que demostró tener resultado) y el SPD dudaba de entrar al Gobierno del Reich Alemán. En esa discusión, Philipp Scheidemann, se opuso, argumentando que "es de locos entrar en una empresa en bancarrota que estaba a punto de hundirse." Sin embargo, Friedrich Ebert hizo valer su opinión y entraron al Gobierno. 20 días despúes, las masas populares barrieron al Reich alemán e instauraban la República de Weimar. El deseo de los socialdemócratas de intentar, en cierto modo, salvar "lo bueno" del imperio les llevará a la oposición en 1920, y finalmente al gran desastre de 1933. Al final, resulto que Scheidemann tenía razón: Nunca tenían que haber entrado a salvar "una empresa en bancarrota".



Al igual que Scheidemann y Ebert, la izquierda española y la europea, debe hacer una reflexión antes de tomar decisiones en este momento. La crisis económica a la que nos enfrentamos es, sin duda alguna, la más importante desde los años 30. Es importante ver como se repiten los errores de la Humanidad una y otra vez, sin que seamos capaces de corregir nuestros comportamientos. En aquella crisis, la causa fue una excesiva especulación financiera y bursátil, asi como un excesivo endeudamiento de la población estadounidense. Entonces dominaba el mundo la ortodoxia económica liberal, heredada del siglo XIX. Entonces, la administración Hoover reclamaba el libre mercado, ayudaba a los bancos en los problemas, los salarios se congelaban y el poder adquisitivo de las clases medias y populares se estancaba. Y a pesar de ello, dichas medidas sólo sirvieron para que la crisis se convirtiese en depresión económica internacional con tasas de decrecimiento del PIB del -3% al -5%, mientras la deflación hacía que cientos de empresas se hundiesen: el desempleo llegó al 30% en EEUU, al 36% en Alemania y al 20% en el Imperio Británico (GB).

Las soluciones a la Depresión fueron de dos tipos: El New Deal y la adopción del keynesianismo frente al liberalismo ortodoxo por un lado. Y el ascenso de las dictaduras conservadoras y fascistas por otro, con el zénit tras la subida de Hitler al poder por votación democrática, no lo olvidemos. Sólo después de la II Guerra se seguirá el primer camino ampliamente. Antes de ella, la opción preferente fue la "solución de derechas" porque la izquierda europea quedó atolondrada ante la rapidez de los acontecimientos, mientras se peleaba con los comunistas.

La situación actual no se puede asimilar totalmente a la situación de 1929, pero tiene muchos paralelismos importantes: se trata de una crisis sistémica, una crisis no periódica ni ciclica, sino que proviene del mismo funcionamiento, o mejor dicho, de la disfuncionalidad del sistema liberal capitalista. Una crisis derivada de factores como el crédito barato, la especulación financiera, bursátil e inmobiliaria, además de la creación de instrumentos de "magia financiera" insostenibles como se ha demostrado. De nuevo, el libre mercado ha pasado a convertirse en una espiral de avaricia desmedida e inhumana, aceptada como verdad inmutable y que hasta la izquierda europea ha aceptado. Poco a poco, las teorías de Friedman y Hayek, dominantes hasta hace poco tiempo, se han demostrado totalmente falsas: se ha creado más riqueza, pero una riqueza irreal que se volatiliza con las primeras gotas de lluvia. Al final, el todopoderoso libremercado ha tenido que recurrir a medidas antiliberales para poder sobrevivir a la tempestad subprime.

A pesar de todo, creo, que como en 1929, esas medidas que se han tomado son parches para aguantar el "tirón", más que para solucionar el problema. Y el problema es que el modelo thacheriano-friedmaniano ha muerto treinta años después. Y ahora muchos economistas desempolvan los libros de Keynes (incluso los de Marx, agotado en Alemania por primera vez desde 1949) para buscar respuestas a lo que la basura neoliberal no ha podido responder, después de hundir al mundo en el lodo.

Pero conviene que la izquierda realice una profunda reflexión, si está dispuesta a hundirse con un modelo que agoniza en sus errores o por el contrario, se molesta en proponer un nuevo modelo basado en la democracia política y combinado con un sistema económico keynesiano adecuado a las necesidades de la sociedad actual. E incluso, no estaría de más unir lo mejor de ambos sistemas para que, una vez pasada la crisis, la izquierda sea quien consolide un modelo nuevo, más justo, más solidario, más racional y más cercano al que Keynes y otros pensadores, incluso Adam Smith, propugnaban. Que la riqueza surja de las actividades productivas, y no de la especulación, del dinero fácil y del cortoplacismo.

La izquierda tendrá que decidir entre eso, o convertirse en la última valedora de un neoliberalismo muerto, cayendo en la misma trampa que cayeron los socialistas alemanes en 1918. Y acabar ella, pagando los errores de la derecha liberal, de Friedman, de Hayek, de Greenspan, de Bush. Para que después, otra derecha, si acaso más endiablada, se presente como salvadora del mundo, como ya sucedió en 1933. Luego, todos sabemos el resultado de su "salvación". Al final, por salvar una empresa en bancarrota, la bancarrota llegó a la tierra en 1939.

16 oct. 2008

DE BURBUJAS E HIPOCRESIA

Ultimamente podemos leer editoriales de Libertad Digital criticando el modelo del ladrillo, a Cristóbal Montoro hablando de "burbujas inmobiliarias" y a patronales sacando pecho "ya lo sabíamos". Son los poderes fácticos al unísono, los mismos que tratan de endosarle el muerto a un Gobierno que habrá hecho más o menos pero que trabajó en un cambio gradual de modelo. ¿Insuficiente? Bastante. Pero lo que no es sensato ni coherente es que esta gente, que nos ha metido los ladrillos por los ojos, ahora se vistan de "progres" y quieran darnos con el látigo, como si nos hubiésemos olvidado de sus andanadas cuando gobernaban y diseñaban esa burbuja inmobiliaria que tanto critican a día de hoy. Que no nos tomen por tontos.

Basta recordar lo que decían cuando desde filas progresistas se criticaba el modelo del ladrillo: "están demonizando la construcción", "van a matar la gallina de los huevos de oro" "gracias al ladrillo no tenemos un 25% de paro como nos dejó Solbes". Tengamos presente, y que nadie lo olvide, que las competencias urbanísticas y de suelo están en manos de las comunidades autónomas, dato importante. Y que las leyes nacionales, como la de 1998, fabricada por Aznar y Rato, nos metieron en el hueco donde hoy estamos, al menos en parte.

Lo sensato sería decir que ha fracasado nuestro modelo, el de todos. El que cebó el PP y el que el PSOE no pudo o no quiso virar -craso error-. Pero que a estas alturas dirigentes del PP (con un ejército de concejales constructores), banqueros y patronales se líen la manta a la cabeza y pidan despidos baratos y verdaderas medidas (en plata "sangrar al currito") pues como que no. Entonces lo sensato, lo que me apetece, es recordar a todos lo que decían los gurús como Cristobal Montoro, mano derecha de Rajoy, cuando la oposición y los organismos internacionales hablaban de "burbujas inmobiliarias". Va a ser muy curioso, con enlaces de 2003 y 2004, leer lo que decían entonces y lo que dicen ahora.

Montoro niega la burbuja inmobiliaria y prevé una "previsible" estabilización de precios - Libertad Digital - Economía

El Gobierno de Aznar afirma que los precios de la vivienda se moderarán sin afectar al crecimiento económico - Libertad Digital - Economía

Federico Jiménez Losantos dixit: NO EXISTE TAL BURBUJA INMOBILIARIA

En este blog ya señalamos en mayo que España, junto a los países occidentales, entraban en crisis, no en desaceleración. Vean el artículo "Se llama crisis y se le debe llamar crisis".

En política no todo vale. Los partidos están formados por personas que no son perfectos las 24 horas del día, pero como en política lo fundamental es la verdad y la honradez, es de seres decente reconocer cuando uno se equivoca, en lugar de "estar en misa y repicando".

10 oct. 2008

Vayase señor Chicote....

Me estoy pensando muy mucho abrir un blog personal sobre economía. Antes, en la bonanza, era un aspecto que apenas notábamos, mientras que ahora, ocupa casi toda la actualidad. Hoy el colmo del cinismo y la desvergüenza, se la lleva el Presidente de la Patronal de Constructores, Señor Chicote, que abandona su cargo en breve. Este señor, con una pinta no excesivamente agradable, o por lo menos, no lo que cualquiera nos imaginamos como emprendedor y empresario, ha salido a rebuznar cual asno en el campo.

Este señor, el mismo que decía que el Gobierno tenía que rescatarle, después de no haber pensado eso cuando nadaba en el dinero y la abundancia. Pues este "lumbreras", como otros que se han metido a ser "empresaurios" sin tener la más mínima formación, ha dicho que antes de bajar el precio de la vivienda un 30 %, prefiere regalarle las casas al banco Este señor, además de demostrar su falta de vergüenza con un problema tan grave como es el acceso a la vivienda, y de hacernos ver a todos que lo único que le importa es enriquecerse, sin ningún miramiento ni obligación para la comunidad (responsabilidad social corporativa) demuestra su falta de visión. Le guste más o menos a este "chicote", el mercado en ocasiones hace justicia con los "especuladores" y este señor sabe, aunque no lo quiera reconocer, que los precios de la vivienda van a tener que seguir bajando. Porque si las condiciones para conceder créditos nunca volverán a ser las de antes, la demanda tampoco. Y si la demanda escasea y la oferta se mantiene, le guste o no, el mercado inmobiliario tendrá que amoldarse a continuar en un escenario deflacionario, es decir, de BAJADAS CONTÍNUAS EN EL PRECIO DE LA VIVIENDA. Prueba de ello es, como puede comprobarse en este enlace, la evolución de precios desde enero. La bajada es del 6 %, y ello sólo en el mercado de vivienda nueva.

La verdad es que, en lo que no falla el señor Chicote es en señalar que si no las baja se las tendrá que regalar al banco. Porque si continua sin vender casas, terminará por devorar los enormes beneficios de épocas pasadas, mientras seguirá debiendo dinero a los bancos. Con lo cual la única salida es el embargo y la ejecución.

Asi que mi consejo al Sr. Chicote y a todos aquellos empresaurios que se piensan que todo va a ser como antes es que sigan así, pronto, tendrán que "regalarle a su banco" los pisitos que no vendieron. Parece que tiene razón aquel dicho de que no hay más ciego que el que no quiere ver. Espero que de esta situación de crisis saquemos alguna conclusión y lección para el futuro, y una de ellas será impedir que los emprendedores, es decir, aquellos empresarios que apuestan por la innovación, por bienes productivos, y por ganar dinero intentando que ello repercuta en la comunidad, no tengan la desgracia de tener que estar al mismo nivel que gente como "Chicote", como el Pocero, o como el Presidente de la Patronal de la Construcción Alicantina (que hoy tenía el descaro de pedir ayuda a Camps y solicitar flexibilidad en el despido al mismo tiempo), empresarios que viven de la especulación y del dinero fácil y que, por mucha riqueza irreal que creen, a la larga son un castigo para nuestro país.

8 oct. 2008

Derecho al pataleo. Un socialista en contra del rescate

Como podéis ver los que hayais leído el último post, sobre el rescate financiero en EEUU, sentí asco y tristeza por lo que me parecía un atraco a mano armada al contribuyente.

Ayer, sin embargo, para sonjoro mio, era mi Gobierno, el gobierno de mi país el que creaba un fondo de 30.000 millones de euros para rescatar a la Banca. Si fuera un cínico, o un cabeza cuadrada, lo que antes critiqué lo alabaría ahora, vendiendo sus "virtudes". Pero nunca he sido cínico ni lo seré jamás, asi que, por mucho que me pese, este artículo es para narrar la tontería aprobada ayer, con la que estoy totalmente en contra. Es más, es la primera vez desde que Aznar dejó la Moncloa que la decisión del Gobierno me produce desprecio. Pero como persona libre, he de manifestarlo.

Ayer, el Gobierno decidió crear un fondo de 8 billones de pesetas (si, billones con b) que irá directamente a la banca, para la compra de activos de muchisima calidad. Realmente, la decisión, es transferir ese dinero para que la banca española, dependiente del mercado interbancario, tenga dinero para poder conceder crédito a las empresas y a las familias españolas. Este planteamiento sería bueno, y digno de ser apoyado, pues ayudaría a incentivar una ligera actividad económica, sino fuera por una serie de cosas que debemos tener en cuenta y que Zapatero, no se si por desconocimiento o por ignorancia, no ha querido ver:

Primero. La creación del Fondo es una contradicción con lo dicho hasta ahora. Si tenemos el mejor sistema financiero (cosa que dudo, viendo las barbaridades en la concesión de créditos en los últimos diez años) entonces, ¿para qué creamos un fondo para ayudar a la banca? Una de dos, o el fondo carente de sentido, o es que la banca española no es tan "solvente" como se dice. Malo en un caso y malo en otro, porque por muy solvente que sea, en un mundo globalizado, todo afecta.

Segundo. Si lo que se quiere es que las empresas, las pymes y las familias tengan acceso a la financiación, ¿ por qué motivo no se abre directamente una línea de crédito del ICO, que es un banco público y el dinero del fondo también? ¿Por qué el dinero de los impuestos de los ciudadanos tienen que "concederlo" entidades bancarias privadas? Y en base a que criterios se repartirá dicho capital, porque eso parece que no ha sido especificado.

El problema es que dudo de que ese dinero vaya a acabar realmente, a no ser que el Gobierno lo supervise rigurosamente, en manos de particulares y pymes. Principalmente porque, por muy sólida que sea la banca española, la morosidad avanza inexorablemente y, por muy bienintencionada que sea una entidad financiera (y hay que recordar que los bancos serán lo que sean, pero nunca han sido ONG's) va a necesitar importantes cantidades de dinero para que esa morosidad, que a día de hoy, se encuentra en un 2.5%, no acabe por engullir el beneficio de muchos bancos y tranforme un balance de ganancias en un río de pérdidas de capital y resultados de beneficio negativo para muchas entidades. Simplemente pongamos el caso de alguien que reciba una subvención por nacimiento de un hijo: si esa familia debe 2.500 euros y está al borde de un embargo, ¿en qué destinará ese dinero, en cuidados para el bebé o en evitar quedarse sin su vivienda, por muy injusto que parezca?

Tercero. Aunque obviamente, ese dinero, supone una enorme cantidad de dinero, que podría servir para licitar obra pública o crear otro tipo de riqueza, para los bancos, no supone "gran cosa". Solo la deuda de las empresas inmobiliarias que tienen con los bancos duplica, y hasta triplica esa cantidad, con lo cual, contando con que los créditos impagados le pueden suponer, actualmente, a los bancos unos 45.000 millones de euros, difícilmente puede tener efectividad ese dinero para mucho tiempo si la crisis, crisis que es la mayor desde 1929, continúa unos meses más, cosa innegable.

Cuarto. Pero principalmente, de lo que se trata, es de una cuestión moral. En primer lugar, si los bancos no han actuado correctamente, cosa que internacionalmente es el origen de esta crisis ¿porque se les ayuda? O mejor dicho, ¿hay qué ayudar a quien ha actuado de manera irresponsable? Mirad por ejemplo, lo sucedido con AIG: rescatada por el Gobierno de EEUU, comparece su presidente y le dejan avergonzado porque este señor se marcha con un finiquito de miles de millones en lugar de ir a la cárcel. Y nos enteramos que con el dinero del rescate, algunos consejeros se han pegado "un fiestón" a costa del contribuyente. ¿Cómo aguntamos esto si ocurriese aquí?

Por otro lado, hay cosas mucho más urgentes. Aunque defiendo la necesidad de contribuir con impuestos, para gastarse el dinero en esto, prefiero hasta una rebaja fiscal. Aunque donde debería ir ese dinero es a crear riqueza en el futuro, en I+D, en Educación, en Vivienda o en obras públicas. ¿Socialistas y ayudando a los banqueros? Un poco contradictorio, creo yo.

No nos han vendido esos banqueros, los neoliberales y todo el pensamiento económico dominante que el Estado no debe intervenir en economía, y que el "Dios Mercator"lo regulaba todo. Pues si en el ascenso y la ganancia, se actuó con esas reglas, esas tendrían que ser las reglas para la crisis. No se pueden cambiar las reglas a mitad de la partida sólo porque ahora no te benefician. Una vez acabe esta crisis, habrá que cambiar las reglas o empezar a cambiarlas para que haya un mayor control estatal para evitar las tropelias que se han realizado en el mundo financiero. La gente debe ganar dinero, mejorar, ascender, etc. Ser socialista no significa estar en contra de que la gente mejore y gane dinero, sino de que ese beneficio tenga como límite la ética y la decencia, y que posteriormente, vía impuestos, sirva para que exista una redistribución para que los más débiles se beneficien de esa riqueza y se reduzca la desigualdad. Porque, si acaso, lo más odioso de la medida, y del resto de "rescates" es que supone que los impuestos actúan regresivamente, porque esos 30.000 millones, los 700.000 de EEUU y otros más salen de los bolsillos de TODOS los ciudadanos para acabar en manos de bancos, es decir, en las manos más adineradas y pudientes.

Espero que mi artículo sirva para la reflexión y el debate, y, sin que sirva de precedente, como "tirón de orejas" al Gobierno por una medida injusta e innecesaria, a mi modo de ver.

1 oct. 2008

Rescate Financiero: O como robar a los pobres para darselo a los ricos


A cualquier persona que le preguntes, tenga el interés que tenga, te podrá hablar de la crisis financiera. No me gustaría extenderme mucho, pero seguro que todos conoceis el desarrollo de la crisis "subprime". Esa crisis, explicada muy bien por un correo que circula por Internet llamado "los ninja" y que resume los experimentos de "magia financiera" que la banca internacional ha creado para conseguir ingentes beneficios con un enorme riesgo que, finalmente, se ha materializado.


Tampoco es nada nuevo que esta crisis financiera se inicia en EEUU por el boom imbobiliario, casi similar al español, su declive y la ausencia de una regulación bancaria. Pues bien, el remedio que plantea el secretario del Tesoro, Paulson; y el presidente Bush consiste en gastar 700.000 millones de dólares para comprar esos títulos infectados por el cáncer subprime.


Tras la quiebra de varios bancos, especialmente el Lehman Brothers, y la nacionalización de AIG (curioso saber que la mayor aseguradora del mundo es el Gobierno norteamericano) Bush decidió que la solución a la crisis pasaba por gastar casi un billón de dólares para paliar los males de la economía estadounidense. Obviamente, esta crisis financiera, afecta a todos los países, y el nuestro también. Todo ello endurece las condiciones de crédito, hace que el dinero que los bancos se puedan prestar entre ellos sea escaso, con lo que su precio sube, y como ese precio se llama tipo de interés, el Euribor solo puede tener un trayecto: hacia arriba, dificultando a quienes posean una hipoteca a interés variable. Logicamente, el consumo es menor, con lo que las empresas, principalmente las de servicios ingresan menos, porque además tienen más dificil la solicitud de créditos y ello redunda en un aumento del paro.... Vamos, que aunque parezca de risa, que los clientes del Washington Mutual o del Lehman Brothers hagan cola y retiren sus depósitos puede hacer que el mes que viene tu o yo estemos sin empleo. Ver para creer, pero es asi. Asi funciona la economía global.


Pues bien, parte de estos males vienen por la forma de funcionamiento del mercado internacional y la ausencia de regulación. Resulta que la verdad incuestionable que los liberales o neoliberales y los conservadores nos han vendido io tratado de vender, que el mercado se regula solo y que para un buen funcionamiento lo mejor es la inacción gubernamental. Inacción que permite que los directivos cobrasen grandes pluses o "bonus" por conseguir beneficios a corto plazo, sin importar el riesgo que se corría. Para más sorna, estos ejecutivos tenían contratos blindados, ocurriendo la paradoja de que consejeros del Lehman Brothers, responsables de hundir al banco, se van de este con un finiquito multimillonario, sin ninguna responsabilidad penal ni social o comunitaria.


El Gobierno Bush pretende cargar esa responsabilidad sobre la espalda de los contribuyentes, sobre el ama de casa, el carpintero, el trabajador, el funcionario... sobre los inocentes que pagan el "pato" de los culpables. Pues bien, el Congreso norteamericano dijo NO a este plan... Pues hoy se vuelve a votar. Asi es la democracia para estos liberales, reconvertidos, tras pasar por "chapa y pintura" en "socialistas para ricos". Argumentos banales como la quiebra del sistema financiero pretenden legitimar este robo a mano armada que en realidad no solucionará nada, pues el grueso de la crisis aún no se ha producido en aquel país. Espero que de nuevo, los representantes americanos sean sensatos y manden este plan a donde mejor pueden: a la basura.


¿Afectará a algún banco? Mi opinión es que sí y me gustaría saber vuestra opinión. Por una vez, no estoy del todo de acuerdo con el presidente Zapatero. El sistema bancario español será muy solvente, pero si la morosidad sigue disparándose y la tormenta financiera continúa, es difícil que no pueda haber algún banco o caja que pueda quedar tocado. Sobre todo aquellos que han estado más expuestos a la inversión inmobiliaria, como sucede en el caso de algunas cajas de ahorros de la Comunidad Valenciana.