31 ago. 2008

La hora de elegir


En el día de mañana, nuestra agrupación abrirá el proceso que llevará al 11º Congreso. Más que nunca, lo que decidamos en Mutxamel influirá en el rumbo del Congreso y en el Partido Socialista que debería superar el largo letargo iniciado en 1994, y que nos ha llevado a perder una y otra vez las sucesivas elecciones en la Comunitat.

En este congreso se enfrentan varios candidatos, si acaso lo menos importante, dado que la verdadera fuerza reside en las ideas y en los proyectos, y es ahi donde esta el destino del PSPV. Tenemos dos vias, dos formas de pasar página y renacer, una es un giro de 180 grados, visible en la ponencia del PSPV ("PSCV") y que tiene como resultado convertirnos en un partido de centro indefinido, con unas pinceladas rosas, que reniega de lo que ha sido y busca el origen a sus problemas en una supuesta "radicalidad" que nos ha alejado de la sociedad, radicalidad o izquierdismo dudoso cuando muchos de los votantes de izquierdas, literalmente, han "pasado" de nosotros y de coger nuestra papeleta.

Otra opción es un cambio de ideas, un discurso mas ordenado y mas contundente contra el PP, conjugado con un proyecto socialista propio, que no renuncia a lo que ha sido. Un discurso nuevo, más atrevido, y que haga incision en los problemas y deficiencias de la Comunidad Valenciana. Pero un discurso que no renuncia ni se acompleja de ser UN PARTIDO DE IZQUIERDAS. Un partido nuevo, y un partido autónomo del PSOE, que se encargue de defender los intereses y las prioridades del Pais Valenciano, por encima de su pertenencia al PSOE.

Esta son las dos opciones que tenemos y que en pocas horas debatiremos sobre cual es la más decente para la Comunidad Valenciana.

11 ago. 2008

No a la Guerra en Osetia!!


Después de unas semanas largas con la economía como centro de atención, nos despertamos este fin de semana con una guerra encarnizada entre georgianos y rusos, en Osetia del Sur. La verdad es que es casi deseabla que la crisis lo invada todo, dado que es abominable tener que ver el estallido de una nueva guerra casi en el corazón de Europa, bueno, casi al lado.

La guerra, como todas, tienen origenes complejos y delicados, pero principalmente el origen es el nacionalismo o más bien el choque de nacionalismos existentes. Por un lado, los osetios, que pretenden la secesión de Georgia y su inclusión en la CEI rusa; por otro, el Gobierno de Georgia y los georgianos que habitan en Osetia del Sur, partidarios de garantizar la integridad territorial de la República ex-soviética de Georgia.

El Caucaso ha sido un polvorín cuasi similar a los Balcanes, con la diferencia que la uniformidad y unidad propiciada por la Rusia Soviética (a veces violentamente, aunque en el fondo beneficiosa a la hora de prevenir conflictos étnicos, por lo que parece) ocultó esta situación. Pero la desintegración de la URSS dejó visibles las contradiciones y odios adormecidos e hizo prender la mecha de la guerra y las disputas.

Hoy, la frágil paz impuesta en estos últimos años se ha roto y puede derivar en un estallido generalizado en la zona. Lo más aceptable sería que los osetos tuviesen una amplia autonomía dentro de Georgia, sin modificar las fronteras de esta, para evitar nuevos conflictos.

EEUU, y la Unión Europea, deben en este caso actuar como valedores de la paz y por otro lado garantizar tres cosas: fundamentalmente la independencia e integridad de Georgia ante el avasallamiento ruso, evitar una nueva "Bosnia" y casos de limpieza étnica tristemente conocidos, y garantizar el derecho de los osetios del sur a tener una autonomía completa, dada sus diferencias con sus convecinos georgianos.

Hasta ahora, EEUU y UE han vacilado, cosa que no deberían haber hecho, dada la gravedad de la situación, y en vista de que si comparamos con otros casos, la gravedad es mayor en este, aunque no lo parezca. En este caso queda claro que el rechazo de España a la independencia de Kosovo era una decisión acertada: pues, ¿si EEUU ha apoyado la soberanía de Kosovo frente a Serbia, como puede ahora oponerse a la soberanía de Osetia del Sur o parte de ella frente a Georgía? ¿Porque antes si y en este caso no?

Todos recordamos la rápida intervención en otros casos... porque ahora no. ¿Acaso no está más justificada en este caso? Tengamos en cuenta que los encargados de "poner paz" va a ser el ejército de Putin, precisamente el atacante contra Georgia, con lo que todos podemos acordarnos de aquello de " el que parte, y reparte..."
Aunque no hay que dejar de lado la irresponsabilidad del presidente georgiano, interviniendo en Osetia por su cuenta y riesgo, y con la oposición de la sociedad civil.

En fin, en este caso, como en muchos, lo dicho ... por la paz, ABAJO LA GUERRA.