28 jul. 2008

Reflexiones sobre La Crisis Económica

En muchos momentos, el PP ha arremetido contra el PSOE con motivo de la crisis económica (que es como se llamaba y al final el tiempo me dio la razón).

En ocasiones, pecamos de ingenuos y de bienintencionados. No cabe ninguna duda, y sería de necios y de mentirosos no reconocerlo, que la crisis nace estando el PSOE gobernando, por lo que la lógica de la ciudadanía hace que, consciente o inconscientemente, crean que la crisis es responsabilidad del PSOE. Pero la realidad es más compleja de lo que parece, y nuestra responsabilidad, además de ser la de adoptar los mecanismos adecuados para que esta crisis económica sea lo menos traumática posible, e incluso podamos salir de ella eliminando los instrumentos viciados que nos han conducido a esta situación.

Cuando el PP habla de crisis, antes de decir nada, deberíamos hacer un ejercicio de reflexión profunda y sosegada, y buscar la raíz de esta situación. Lo que queda claro es que el detonante es una situación internacional, conocida como "crisis subprime", aunque los motivos especificamente españoles son principalemente los siguientes: la reducción del poder adquisitivo de la población española, el elevado endeudamiento de las familias y los desorbitados precios de la vivienda.

Por ello, debemos buscar la raíz de estos problemas, y dicha raíz nadie la encontrará en 2007, ni siquiera en 2005 o 2004.... la verdadera raíz del problema radica entre 2001 y 2002: La entrada de España en el Euro.


Con ello no quiero decir que tener una moneda unica sea el origen de nuestros problemas, más bien es la aplicación de ese cambio de moneda de donde nacen muchos de los problemas que nos han llevado aquí.


En teoría la llegada del euro debía suponer que precios y salarios tenían que continuar de la misma manera a la que estaban con la antigua peseta. Tanto es asi que todos recordarán a "los García", aquellos muñecos de la época de Rato y Aznar donde se nos decía que nada subía con el euro. El problema es que nos estafaron y el Gobierno del PP no hizo nada mientras los precios subían sin control mientras la tasa de inflación era corregida con "tipex" y se quedaba en un sorprendente 4 % . Evidentemente los sueldos subieron alrededor de un 3,5% mientras los precios de articulos cotidianos se disparaban en algún caso hasta el 60 %. Esa situación la hemos arrastrado durante varios años.

El problema es que la salida en muchos casos ha sido la de obtener recursos mediante financiación. Y ello lleva a muchas familias a entrar en un circulo vicioso y peligroso: conforme se endeudan tienen menor capacidad de consumo y el unico remedio facil es financiar, pedir créditos e incluso reunificar deuda, en lugar de reducirla que es la verdadera solución.

Todo funciona "bien" mientras siga habiendo una fuente de crédito, el problema es que la crisis subprime y la subida de tipos de interés ha hecho que hayan reducido notablemente la posibilidad de financiación de las familias.

El segundo problema derivado de la entrada en el euro fue la transformación de dinero negro en inversiones inmobiliarias. Con la entrada del euro, el dinero negro circulante pasaria a no valer nada, con lo que muchos de sus propietarios decidieron convertirlo en inversión en vivienda. Haber anulado a quienes manejaban dinero negro en 2000 y 2001 podría haber provocado una minicrisis, porque aunque suene dantesco, ese dinero negro "crea riqueza". En lugar de ello, el Ministerio de Economia y Hacienda de Rodrigo Rato y Cristobal Montoro hicieron literalmente la vista gorda, lo que produjo, junto a la bajada de tipos de interés, una subida extraordinaria de los precios. En el siguiente gráfico se puede observar como ese aumento coincide con los dos años anteriores a la entrada en el Euro.

Medidas como la limitación del número de años de las hipotecas o la supresión de las deducciones por compra de vivienda hubiesen estabilizado los precios e impedido que se desarrollara la BURBUJA INMOBILIARIA. Es posible que, una vez que los socialistas llegan al poder en 2004 se deberían haber tomado una serie de medidas. Aunque la politica del PSOE ha dado sus frutos (aumento del alquiler en detrimento de la compra o estabilización del precio de la vivienda), quizas hubiese sido necesario un mayor reajuste....pero ¿hubiese habido tiempo? O lo que es más importante ¿cuando un gobierno ha frenado una situación económica positiva? Hubiese sido, como decia Almunia "retirar las copas en mitad de una fiesta.

Lo que está suficientemente claro, es que debemos tomar las medidas necesarias para que no se vuelva a producir, y para lograr salir de esta situación. Esta claro que no hay ninguna medida milagro y que va a ser un periodo de ajuste duro. Ahora tocan medidas de corrección y de ajuste, medidas que pueden no ser simáticas pero que son necesarias, mientras otros, los creadores de la burbuja que ahora se desinfló miran para otro lado y encienden el ventilador y agitan con demagogia.

23 jul. 2008

¿PSCV?... Y que tal PSDCMTRE

El debate está servido. Ahora, nos van a cambiar el nombre. Partit Socialista de la Comunitat Valenciana... ¿por qué?

El argumento que usan quienes defienden esta opción es que debemos adaptarnos a la realidad social de la Comunidad Valenciana y a los "nuevos tiempos". Y conectar de esta manera con la ciudadanía. Con ese mismo argumento, en 2000, cuando las urnas nos "machacaron" y llevaron a Aznar a la cima de su poder, debíamos haber cambiado el nombre... ¿PSOE? Eso era "anticuado", tendríamos que haber cambiado, y habernos adaptado a la sociedad: ¿Partido Socialdemócrata de Clases Medias y Trabajadores del Reino de España? La verdad es que no lo hicimos porque a pesar de seguir con nuestro nombre histórico, cambiaron las personas, entró un soplo de aire fresco y renovado al PSOE, se renovó el discurso, conectamos con los ciudadanos y, solo cuatro años despúes, esos mismos ciudadanos que nos llevaron al rincón más duro de la oposición, nos trasladaron en "volandas" con vitores y aplausos para gobernar el destino de España desde 2004.

En el fondo, pienso que las personas que quieren culpar a las siglas de nuestras derrotas electorales tratan de que se olvide cuales son las verdaderas causas de nuestro estancamiento electoral. Porque en la historia del PSOE jamás nos hemos adaptado a la "realidad social" sino que hemos modificado o moderado nuestro discurso, adaptandolo a la situación del momento pero siempre teniendo claro que la sociedad, en un determinado momento, no es algo perenne sino algo que la política socialista puede transformar para reducir las desigualdades, crear riqueza, generar bienestar social y crear una sociedad más moderna y más libre.

El problema de los últimos años en el Pais Valenciano ha sido un discurso poco claro, y un discurso que en el mejor de los casos solo se ha limitado a señalar lo que el PP hacía de forma errática, pero sin proponer un modelo alternativo al PP y por otro lado factible. A los ojos de la ciudadanía, el PSPV no tenía la capacidad de ser la alternativa de Gobierno al PP. Además, para colmo de males, los ciudadanos continuaban viendo muchas caras conocidas, las mismas que en 1996, que en 1982 e incluso las de la transición. Con lo cual tenemos los tres ingredientes necesarios para encadenar derrota tras derrota: discurso ambiguo, incapacidad para ser Gobierno de la Generalitat, y falta de renovación y aire fresco y nuevo.

El término Pais Valenciano no es una expresión nacionalista radical, pues incluso la misma derecha valenciana la utilizaba en los años 70. El problema viene cuando estalla la "batalla de Valencia" a finales de los '70, cuando defender el término "Pais Valenciano" pasó a ser sinónimo de nacionalismo. Finalmente el Estatut de 2006 lo condenó a la marginalidad, pero ello es debido a los síntomas que hemos hablado anteriormente. Nadie ha tenido la valentía de defenderlo y ante cualquier ataque del PP muchos se acobardaban. No somos nacionalistas ni pancatalanistas, simplemente se trata de ser coherente con nuestras ideas, se llama Pais Valenciano porque engloba una realidad cultural e historica que, sin separarnos de España, la hace genuina. El problema es que se inventó un término que se difundió y que quien lo ha defendido ha hecho un buen trabajo. Acaso Francia no es una república o Turquía. Pero decimos Francia y no la República Francesa. Como deberiamos decir Valencia y no Comunidad Valenciana por redundante y pedante. Pero tampoco podemos decir Valencia porque esta tierra es mucho más que Valencia, de hay el término Pais Valenciano.

Si alguien cree que este cambio soluciona todos los males de nuestro PSPV es que tiene una viga en el ojo, como señala el texto biblico. Podemos ganar algún voto pero perderemos el apoyo de ciudadanos comprometidos que nos han apoyado incluso en los momentos más dificiles. No se trata de siglas: para ganar al PP no hay que parecerse al PP sino tener "P.P." en el PSPV-PSOE: personas y programa.

19 jul. 2008

De vuelta....

En primer lugar disculpas por el retraso en la actualización del blog, pero, "egoístamente" la superación de los examenes me ha obligado a tener que dedicar mi tiempo en exclusiva al estudio.

Vuelvo a redactar en el blog después de un verano que, políticamente hablando, esta siendo tranquilo a excepción de lo que respecta a política económica.

A veces es sorprendente ver como cambian las cosas en unos pocos meses. Acostumbrado a que la agenda política estuviera marcada por la "ruptura de España", por "ETA" y otras lides, es incluso gratificante que el discurso político pase a centrarse en aquello que VERDADERAMENTE IMPORTA A LAS PERSONAS.

Si alguna lección positiva podemos sacar de ello, es que las personas que están en política deben evitar caer en el error de vivir en un universo paralelo, evitar que su discurso no atienda a los problemas reales de las personas. Y a nivel general, superando el ámbito local que es más reducido, los problemas de las personas, de modo general, son: que haya empleo, que su situación económica sea estable o vaya mejorando progresivamente, que tengan acceso a los servicios básicos (Educación para sus hijos, Sanidad pública y de calidad, etc.) la posibilidad de acceder en condiciones adecuadas a una vivienda, y que los precios no suban excesivamente porque al final la inflación es letal, especialmente para los más desfavorecidos.

Por tanto, con crisis y sin crisis, deberiamos tomar nota de esta lección para no acabar pareciendo unos extraños a los ojos de los ciudadanos.

En fin, tenía ganas de filosofar. Un saludo y que paseis un buen verano.